domingo, 17 de octubre de 2010

El médico que trabaja estando enfermo

 En el New York Times del 14 de octubre apareció un artículo titulado 
El doctor está (pero no debería estar )
  que  compartimos en este blog.
"Un dia de invierno, cuando estaba terminando mi residencia me resfrié. Al comienzola tos persistente y el goteo nasal me hacían sentir miserable y cansado. Para no desparramar mis gérmenes me ponía una mascarilla cada vez que estaba con los pacientes, lavaba mis manos tan a menudo que la piel se puso áspera y desinfectaba los teléfonos con alcohol. En la sala de operaciones tenia que usar dos tapabocas. No sólo yo estaba enfermo, la mayoría de mis colegas padecían el mismo mal. Sin mejorar continuaba yendo a trabajar todos los días No quería dejar solos a los demas colegas y abandonar a mis pacientes. Cuando sentía la tentación de quedarme en casa y en  cama un recuerdo de mis dias de interno quitaban ese pensamiento de mi mente.Estaba cursando mi tercer año y estaba mal del estómago. Le pregunté a mi instructor si podía ir a casa,"Si, claro, vaya a su casa- me respondió impávido. pero recuerde que yo no he faltado al hospital un solo día en m ivida.Me tendrían que internar a mi antes de que deje a mis pacientes."
Afiebrados, doloridos, arrastrando secuelas de enfermedades crónicas los médicos que caen enfermos han continuado por generaciones atendiendo a sus pacientes a pesar de que numerosos estudios han relacionado algunas enfermedades de los pacientes  como influenza, tos emetizante e infecciones bacterianas al personal de la salud enfermo  El 80 por ciento de los médicos continua trabajando a pesar de estar sufriendo enfermedades que habrían determinado la indicación de reposo a pacientes en la misma condición.
Para muchos médicos y otros trabajadores de la salud ese sacrificio representa una prueba de su dedicación y profesionalismo. Por otra parte en muchos hospitales la ausencia de una unidad puede determinar una sobregarga para los que permanecen en el trabajo.Se impone un stress para los supervisores que deben proveer reemplazos , los que quedan deben trabajar aún mas y el cuidado del paciente se resiente, de ahi que estar presente parece crear menos problemas que ausentarse.
En los ultimos años los investigadores han analizado los problemas, no del ausentismo sino del presentismo: los trabajadores que estan enfermos determinarían mayor gasto que los que se ausentan (150. billones en productividad) Recientemente un articulo del Journal of General Internal Medicine examina el impacto de los trabajadores enfermos en la atención sanitaria.A partir del caso de una epidemia de gastroenterocolitis en una institución argumenta que el hecho de ir a trabajar enfermo contradice el principio fundamental de la medicina Primum non nocere  
La cultura de la medicina está tan enfocada en el autosacrificio que los médicos vienen a trabnjar tan enfermos como para requerir fluidos intravenosos in situ.Es considerado un signo de coraje, dice el Dr Eric Widera, autor del trabajo y Profesor de Geriatría de la Universidad de San francisco.Nadie se pone del lado del paciente y dice:esto está mal-
Inicialmente la epidemia que apareció en esa institución afectó a un trabajdor y a tres pacientes, pero en las dos siguientes semanas se extendió a 22 trabajadores y a 30 pacientes a pesar de estrictas  medidas de control como  reglas de higiene de manos, desinfecciones, limitación de visitas, suspensión de actividades en grupo. Solamente se eliminó cuando se apartaron a los trabajdores enfermos,
La gente posiblemente cree que presentándose a trabajar muestran empatía y bondad hacia sus pacientes pero no están pensando en los riesgos que eso acarrea,
Dejar de trabajar cuando se está enfermo es mas difícil para los médicos que están entrenándose, los estudiantes y las nurses por temor a la opinión de sus supervisores Es una señal de debilidad, y pueden recibir una amonestación al dia siguiente 
Por su parte los médicos en actividad o las nurses que trabajan en pequeños centros o representan el unico clinico disponible sienten un mayor grado de responsabilidad hacia sus colegas y pacientes . En estos casos las decisiones son mas complicadas y los riesgos- beneficios deben ser cuidadosamente balanceados: Limitar el contacto con los pacientes a lo imprescindible y urgente , cambiar las citas con los demás.
El Dr Widera sostiene que se tendria que implementar un cambio : licencias pagas por enfermedad y reposo obligarorio para los trabajadores enfermos, asi como aumentar el número de trabajadores  que permita aliviar la carga laboral en caso de ausencias. Necesitamos crear una cultura en la que la seguridad del paciente sea  más importante que el sacrificio o la maxima eficiencia.
Después de dos meses de sufrir mi enfermedad el supervisor finalmente me dijo que me fuera a casa por 48 horas. Protesté, asi como lo hizo mi compañero que debia hacerse cargo de mi trabajo, pero acepté y al cabo de algunos dias todos estábamos mejor."
La salud del personal sanitario ha recibido atención en cuanto a la posibilidad de que sean portadores de enfermedades agudas( indicación de vacunación contra la gripe p ej ) o crónica, HIV hepatitis etc pero poca atención respecto a los errores que  se pueden cometer por el hecho de estar sufriendo una enfermedad  sea esta de carácter pasajero o no. 
Hace poco un Hospital en Francia fue noticia por cuanto una nurse calculó mal la velocidad de perfusión de una alimentación parenteral de un  lactante que falleció. El hospital dijo  que "La nurse estaba fuertemente engripada ese día "
Es obvio que no se rinde del mismo modo cuando una persona esta en plena salud, que cuando está enferma y a menudo cansada.Perogrullo.
Sin embargo hay muchas barreras  difíciles de superar: el sentido del deber, invulnerabilidad...y la cultura institucional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario