martes, 15 de marzo de 2011

Un tema recurrente


El 28 de febrero el New York Times publicó un artículo de Madeline Drexler  periodista especializada en temas de salud (foto) titulado "18 estetoscopios, un soplo cardíaco y muchas conexiones perdidas " que reproducimos a continuación por tratarse de un tema de permanente actualidad

 "Coloquen su estetoscopio aquí, en la base del corazón y muévanlo hacia la punta "dijo la doctora.El estudiante escuchaba:Señora respire ahora. no respire. Nadie hizo contacto visual conmigo,o me dirigió la palabra:una situación que evoca la vulnerabilidad universal de los pacientes expuestos pro invisibles, deshumanizados.
Amplificado a través del estetoscopio los latidos cardíacos tienen un significado : un ventrículo que no funciona bien, una válvula incompetente..cada ruido tiene un significado diagnóstico. Fue uno de esos sonidos, el prolapso de una válvula mitral el que me trajo allí.
Durante un examen físico mi doctor en el Massachussets General Hospital me pidió si podría ofrecerme como voluntaria para un grupo de estudiantes porque mi soplo era tan fuerte y claro que podrían escucharlo y aprender .
Diez años atrás,  ( contó el profesor en una clase previa) un estudiante había auscultado a una paciente y había dicho en voz alta "que horror, como puede estar viva en estas condiciones. ". No era una mala persona, tan solo estaba tan compenetrado en el proceso que se olvidó de la persona que presentaba ese proceso, les explicó en esa oportunidad.
Después que el grupo de la doctora irlandesa se fue entró el segundo, dirigido por un amable doctor que me presentó a los estudiantes.Otra vez, algunos estudiantes me dirigieron la palabra, otros no. Uno de ellos  no me habló una sola palabra, permaneció con cara de piedra durante todo el tiempo en que me auscultó. En represalia no me incliné hacia atrás para no facilitarle el examen.Recién cuando llegó el 10 estudiante fui tratada como una persona.-Hola, soy Ben , me dijo con una cálida sonrisa y me estrechó la mano.Me hizo sentir cómoda instantáneamente. Se movía con seguridad, mientras me auscultaba cerró los ojos, para mejor percibir los sutiles matices del latido cardíaco. Me impresionó como una persona bondadosa, capaz e intuitiva. Al revisar las grabaciones de esta experiencia me sorprendió que su voz era tan suave que apenas había quedado registrada.
El tercer grupo evidentemente había recogido algunas sugerencias :  el médico a cargo no solamente me llamó por mi nombre sino que frotó sus manos y el estetoscopio para entibiarlos, cosa que imitaron después sus estudiantes.
Antes de comenzar les explicó  donde debían colocar los estetoscopios y porqué y escucharon atentamente mi corazón por intervalos mas largos. Uno de ellos durante 5 minutos y 25 segundos !!!. Sintiéndome conocida como un ser humano me coloqué de la mejor manera para que me pudieran escuchar muy bien... Sin embargo no fue sino hasta el estudiante numero 18 que alguien me preguntó por mi nombre de pila, me dijo el suyo y me estrechó la mano.Que maravillosos fue decir mi nombre , ser oída y vista.
Al terminar las rondas apareció mi cardióloga quien está a cargo de actualizar el curriculo de la escuela de Medicina de Harvard. La tendencia actual  es iniciar el contacto con los pacientes desde el primer año. 
En su experiencia personal  me dijo- había descubierto la virtud de escuchar atentamente - " el médico en posición de poder siente que la historia clínica es un proceso activo, pero Ud no debe hablar demasiado, debe ser un escucha activo. "
Algunos estudiantes son naturalmente empáticos, a los otros debemos enseñarles a serlo.
Estos  no lo ven como un paciente sino como alguien que tiene un soplo cardíaco que ellos deben oír.

La experiencia de un médico que se transforma en paciente lo dice todo.
 ¿Hay alguna experiencia personal a compartir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada