viernes, 12 de febrero de 2016

La caja negra de la cirugía


Durante décadas se insistió en comparar y emular  la medicina con las industrias altamente confiables, sobre todo la aviación.

Un mantra que se repite en todos los eventos, conferencias y artículos.
Sin embargo dos de las propuestas más significativas de la industria aeronáutica han chocado contra la oposición, callada o encubierta de las instituciones y de los médicos.
·       El reporte de errores, tenazmente resistido por razones fácilmente comprensibles (¿quien se va a auto inculpar, o más grave aun, denunciar a un compañero?)
·       El registro en video en las sala de operaciones no sólo de la cirugía propiamente dicha sino de cualquier otro procedimiento invasivo que conlleve anestesia o sedación,( También se planteó en su momento instalar cámaras en las instituciones de atención geriátrica, dada las denuncias frecuentes de abuso a los ancianos)
Aclaremos que el registro en video de la cirugía laparoscópica es habitual. Se registra la intervención y algunos cirujanos en nuestro país lo ponen a disposición del paciente su cirugía. (Doy fe)
En Canada el Profesor Teodor Grantcharov de la Universidad de Toronto ideó un complejo sistema que permite rever la intervención,  registrar las voces de los cirujanos y detectar con precisión el momento en que se suelen cometer los errores más frecuentes y su causa.
Es una formidable tecnología que permite optimizar los resultados de la cirugía laparoscópica.
Pero la medida resistida es otra: se trata de instalar videocámaras que registren todo lo que sucede en el block: el personal de limpieza la preparación de la sala, la entrada del paciente, la verificación de su identidad y del procedimiento, la tarea del equipo, cirujano, ayudantes, anestesistas, nurses, transfusionistas, auxiliares de servicio…

Esa inquietud ha estado presente desde tiempo atrás sin mayor éxito. Algunos acontecimientos (la difusión de casos puntuales denunciados en las redes sociales) parecen estar poniéndolo en primer plano nuevamente en EEUU donde hay estados que  ya la promueven. Abogados de Wisconsin y Nueva York han introducido iniciativas que permitirían que los pacientes puedan grabar su cirugía
La ley de Wisconsin se conoce como la Ley de Julie  por  Julie Ribenzer, una mujer que falleció durante  una cirugía estética después de haber recibido una dosis cuatro veces mayor de propofol por el cirujano. Y su ayudante, ninguno de los cuales estaba calificado para administrar anestesia. (El ayudante no tenia siquiera certificación en entrenamiento medico) la actividad desplegada por la familia de la paciente ha sido fundamental en la creación de la ley introducida en la legislación del estado de Wisconsin contra la cerrada oposición del gobernador
 eEn el estado de Indiana se introdujo la lay  que permite al paciente solicitar que se filme su operación The Surgical Video and AudioRecording Bill o por la iniciativa Betty Daniels –cuyo hermano falleció por la mal posición de un catéter para alimentación central que quedo en el mediastino.
Esta ley que fue introducida con muchas expectativas esta en medio de una discusión que parece bloquear la iniciativa.
Un antecedente previo, una ley impulsada por el senador republicano  Martin Walsh en 2011establecia el derecho del paciente de registrar en video su operación haciéndose cargo de los costos estimados en 10.000 dólares. El senador actuaba en pos de investigar causa de la muerte de su madre ya que como es común en ese país  el hospital niega el acceso a la historia clínica!!!!
Un antecedente diferente se estableció en 2009,  cuando el Rhode Island Hospital fue conminado a colocar audio y video grabadores en todas las salas de cirugía después que en ese hospital se registraron cinco casos seguidos de cirugía equivocada.
A esto se agregan dos anécdotas que circularon también en todas las asociaciones de víctimas de la mal praxis y en revistas medicas: Una conversación que quedo grabada en el celular de un paciente sometido a una colonoscopia en la que se le insultaba y se proponía alterar el diagnostico...y la filmación de un ayudante de cirugía a un enfermero que abusaba de una paciente dormida...
Los motivos por los cuales los hospitales se niegan a este sistema:
Aumentaría la litigiosidad (¿???)
Aumentarían los costos operativos
Favorecerían las infecciones
Si bien se invoca la resistencia de los cirujanos a tal medida serian ellos los más beneficiados si se registra no solo su correcto proceder sino los mil y un inconvenientes que encuentra al realizar su tarea:
·       Retraso en conseguir sala
·       Retraso en la llegada de ayudantes yo instrumentistas o recambio no solicitado por el cirujano
·       Iniciativas inconsultas del anestesista( traer al enfermo al block antes de 
       que este constituido el equipo, proporcionar anestesia local no solicitada    
      ni informada, dormir al paciente antes de que llegue el cirujano)
·       Falta de material solicitado…tubos de drenaje, hilos de sutura...nada        
        extravagante!!
·       Control sobre el personal que se encarga del recuento de material blanco
·       Control del momento en que se envía la muestra a anatomía patológica
·       Y muchísimas cosas más que recaen- como indica la tradición- sobre el capitán del barco!!
…pero deseo un futuro en que todo sea transparente, registrable  para bien de todos

El monitoreo simultaneo  se hace en muchos ambientes que nada tiene que ver con la medicina.
Los casinos de Las Vegas gastan fortunas en seguridad escudriñando las posibles maniobras tramposas de los jugadores.
No quiero decir con ello que son más relevantes que la seguridad de los pacientes...o si?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada